Inicio » Tratamiento EII » Objetivos del tratamiento

Objetivos del tratamiento

Los objetivos actuales del tratamiento farmacológico engloban diferentes aspectos que se alteran en el curso de la enfermedad:

  • Control de la sintomatología clínica
asociada a enfermedad activa, manteniendo la remisión clínica del paciente y evitando nuevos brotes.
  • Mantener la remisión clínica del paciente evitando nuevos brotes.
  • Mantener un estado nutricional adecuado y conseguir un adecuado crecimiento y desarrollo en la edad pediátrica.
  • Control de las lesiones intestinales, que pueden progresar a formas más evolucionadas de la enfermedad (estenosis, abscesos) sujetas a mayor morbilidad y cirugía. El control adecuado de la inflamación mucosa, disminuye además, el desarrollo de lesiones malignas a largo plazo.
  • Evitar la recurrencia de la enfermedad en caso de cirugía previa.
  • Incrementar la calidad de vida del paciente, con una integración adecuada en su medio laboral y social.
¿Qué es el éxito terapéutico?

Dra. M. Aguas. Hospital La Fé. Valencia

Factores a tener en cuenta en la toma de decisiones

La elección del tratamiento adecuado dependerá de diferentes circunstancias asociadas al propio paciente y a la enfermedad:

  • El sexo y edad del paciente y la forma de debut de la enfermedad. No se emplea el mismo tratamiento para un debut grave de la enfermedad que para uno más leve; además, el tipo de debut también influye en el tratamiento farmacológico de mantenimiento, ya que las formas de debut graves, se asocian con mayor frecuencia de recurrencias.
  • Los antecedentes familiares, la influencia de determinados hábitos (principalmente el hábito tabáquico), o la existencia de cirugía previa por la enfermedad.
  • La extensión de la enfermedad, la gravedad del brote, la localización anatómica, los tratamientos previos utilizados para el control de la enfermedad y su respuesta, el número de brotes al año, el estado nutricional, la afectación perianal y la evolución de la enfermedad (desarrollo de estenosis o formas penetrantes).

Hay que tener en cuenta una serie de conceptos y de situaciones que hay que conocer, ya que van a dirigir la estrategia del tratamiento en determinados momentos del curso de la enfermedad:

  • Recidiva: Reaparición de los síntomas después de un periodo de inactividad de la enfermedad.
  • Remisión: Desaparición/ausencia de los síntomas y signos de la enfermedad.
  • Recurrencia: Reaparición de inflamación en el intestino después de una intervención quirúrgica.
  • Corticodependencia: Aparición de los síntomas cuando el paciente comienza a disminuir la dosis de corticoides o al poco tiempo de haberlos suspendido.
  • Corticorrefractariedad: Enfermedad que se mantiene en actividad pese al tratamiento con dosis adecuadas de corticoides.

En la Enfermedad de Crohn y en la Colitis Ulcerosa se pueden utilizar diversos medicamentos, de forma que, cada médico selecciona junto con el paciente, entre todos los disponibles, los que mejor se adaptan al tipo de enfermedad y gravedad en cada enfermo. Sin embargo, también pueden tener efectos secundarios y riesgos que se valoran y vigilan a lo largo del tratamiento. Cada situación requiere un tratamiento específico que puede no ser adecuado en otros casos. Por tanto, todos estos fármacos deber ser utilizados bajo supervisión médica y nunca por propia decisión del paciente.

Tomar o no tomar la medicación ¿qué tiene mas riesgo?

Dr. S. Riestra. Hospital Central de Asturias