Tipos de cirugía

Información realizada y revisada por: Dr. Ramón López de los Reyes. Servicio de Cirugía. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol.

Vía abierta / vía laparoscópica

La cirugía en la enfermedad de Crohn y en la Colitis ulcerosa puede ser por vía abierta o por vía laparoscópica, individualizándose cada opción en función del paciente y su enfermedad.

La vía abierta o laparotómica, consiste en la realización de un corte en la pared abdominal seccionando piel, musculatura, fascia (capa de tejido conectivo que recubre los órganos y músculos internos) y peritoneo, para poder acceder al interior del abdomen. La longitud y localización del corte variará en función de la zona afectada por la enfermedad y de características específicas del paciente, como la obesidad. Los inconvenientes principales de este tipo de cirugía son, el mayor número de molestias tras la operación por dolor y el mayor riesgo de infección de la herida quirúrgica, además de una cicatriz de mayor tamaño.

La cirugía por laparoscopia ha comenzado a emplearse como alternativa a la cirugía abierta desde hace algunos años, y aunque no siempre es posible realizarla, dependiendo del grado de afectación y de la zona afectada, supone algunas ventajas frente a la anterior. Con este tipo de intervención solamente es necesario realizar unas pequeñas incisiones en el abdomen para poder acceder a la cavidad abdominal. A través de estas incisiones (de 1 ó 2 centímetros), se introduce la cámara del laparoscopio, que permitirá la visualización interna del abdomen; el gas (dióxido de carbono), que permitirá que el abdomen se abombe, consiguiendo de este modo un mayor espacio de trabajo y el resto del material quirúrgico (pinzas, bisturí, etc.). El número y localización de las incisiones dependerá de la patología presentada. En ocasiones es necesaria realizar otra incisión un poco más grande para la extracción de la pieza quirúrgica. Con esta técnica el postoperatorio es menos doloroso y las cicatrices más pequeñas. En algunas situaciones como puede suceder en algunos casos de abscesos, perforaciones, presencia de intensa inflamación, etc., la cirugía por laparoscopia no está indicada.

Intervenciones quirúrgicas más frecuentes

  • Coloproctectomía total con ileostomía

La técnica consiste en la resección de la totalidad del recto y del colon (proctocolectomía), seguida de la realización de una abertura u orificio (ostomía) para comunicar el íleon con el exterior (ileostomía) y permitir la eliminación de los desechos intestinales a través de la misma, en una bolsa.

  • Coloproctectomía restauradora o con reservorio ileoanal

Consiste en la resección del colon y del recto (proctocolectomía), seguida de la creación de un reservorio (bolsa interna) empleando varias asas del intestino delgado (íleon) que funcionarán como un nuevo recto al unirse posteriormente al ano. Para favorecer la curación de este nuevo tramo de recto y ano, puede complementarse esta técnica con una ileostomía transitoria, evitando el paso de deshechos intestinales, la cual suele ser retirada a los 2-3 meses de la cirugía. En algunos casos, puede realizarse también una eliminación de parte de la mucosa del recto (mucosectomía); con el objetivo de eliminar las probabilidades futuras de que esta mucosa desarrolle inflamación, displasia o cáncer.

Dependiendo de la forma que tenga el reservorio interno (bolsa formada por las asas del íleon), se puede hablar de reservorio en “W”, “S”, o “J”, letras que describen la colocación de las asas del íleon dentro del abdomen al unirse al ano.

  • Colectomía total con anastomosis íleorectal

A diferencia de la anterior, con esta técnica no se realiza la resección del recto. Al no extirpar el recto disminuye el riesgo de dañar nervios próximos al mismo que controlan la micción y la función sexual, pero para su realización es necesaria la existencia de un recto poco o nada afectado por la enfermedad. La técnica consiste en la resección completa del colon y la unión posterior (anastomosis) del íleon y el recto.

La principal desventaja, es que al no eliminar el recto, se puede desarrollar en la mucosa residual, inflamación, displasia o cáncer, o nueva afectación perianal y necesitar una nueva intervención, por lo cual es necesario un control médico continuo tras la cirugía.

  • Colectomía subtotal con ileostomía y fístula mucosa rectosigmoidea

Basada en la resección de las zonas afectadas por la enfermedad a nivel del colon y en la creación de un estoma a nivel del íleon (ileostomía), dejando intacta la parte final del colon (sigma) si no está afectada; la cual puede comunicarse al exterior a través de la pared abdominal (fístula mucosa) para favorecer la salida de secreciones o permanecer solo comunicada con el exterior por ano.

  • Resección ileocecal con anastomosis ileocólica

Es el tipo de cirugía más frecuente en la enfermedad de Crohn. Está indicada cuando existe afectación del íleon terminal y ciego; y consiste en la resección de dicha zona (zona ileocecal) y posterior unión (anastomosis) del extremo del intestino delgado (íleon) intacta con el colon ascendente.