Conceptos. Ostomía y estoma

Una ostomia consiste en la exteriorización del intestino delgado (ileostomía) o del intestino grueso (colostomía) a través de la pared abdominal, suturándolo a la piel; con el objeto de crear una salida artificial para el contenido fecal.

Las ostomías pueden ser temporales o permanentes y presentar diferentes aspectos y localización, dependiendo de la zona anatómica donde haya sido realizada y de la propia enfermedad.

Las ostomías temporales están indicadas en aquellas situaciones en las que se pretende “liberar” temporalmente a la zona de intestino afectada por la enfermedad del paso de los desechos intestinales, para favorecer de este modo su recuperación. Una vez recuperada la zona dañada, se procede al cierre de la abertura y a la unión del intestino (anastomosis); de modo que se restablece el tránsito intestinal normal.

Las ostomías permanentes están indicadas en aquellas situaciones en las que el intestino y/o el recto están afectados por la enfermedad de manera irreversible, de modo que deberán ser extirpados y sin posibilidad de cierre de la ostomía y reconstrucción del tránsito intestinal normal.

El contenido intestinal que sale a través del estoma será recogido en una bolsa adherida a la pared que la rodea. Dicha bolsa debe estar continuamente conectada al estoma excepto en casos muy especiales.

Estoma

El estoma u orificio externo de la ostomía se caracteriza por:

  • Tener una coloración rojiza, lo cual indica que existe un buen suministro de sangre a la zona y que nos encontramos ante un estoma saludable.
  • Ser húmedo al tacto, es un buen indicio que el estoma se encuentre húmedo, aunque es recomendable vigilar el exceso de humedad o la liberación de un exceso de secreción mucosa por el mismo, ya que puede ser indicativo de algún problema en el estoma o en el intestino.
  • Ausencia de sensibilidad, el estoma es una zona sin terminaciones nerviosas, con lo cual no se notará cuándo se le está tocando ni se tendrá sensación de dolor al manipularlo, a no ser que haya problemas en el mismo o en la zona de alrededor (zona periestomal).
  • Carecer de control voluntario, al no tener esfínteres es imposible controlar la liberación de gases o fluidos a través del estoma de manera consciente.

Por lo general un estoma debería estar localizado en una zona de piel lisa donde no haya pliegues cutáneos, dobleces, cicatrices o áreas con protuberancias óseas (costillas, caderas, etc.) y fácilmente accesible, de manera que favorezca su observación y manipulación. El estoma normalmente sobresale de la superficie de la piel, lo que facilita su cuidado, aunque puede encontrarse al mismo nivel que la piel o retraído ligeramente por debajo de la misma.

Es importante tener en cuenta que no existe un estoma ideal, ya que su forma, tamaño, localización, etc. pueden variar en función de las características individuales de cada persona y del tipo de cirugía u ostomía que se haya realizado.

Después de la cirugía y a lo largo de un tiempo variable (días, semanas o meses), el estoma suele cambiar de tamaño y de forma, llegando incluso a “encogerse”; por lo tanto es recomendable medir con frecuencia el tamaño del estoma y tener en cuenta cualquier cambio en su forma, la cual puede variar de redondeada a ovalada.

Tipos de ostomías

Ileostomía

Una ileostomía, es un tipo de ostomía en la que la parte que se expone al exterior es el íleon (parte final del intestino delgado).

Se localiza en la parte inferior derecha del abdomen, por debajo de la línea de la cintura. En las ileostomías, las deposiciones suelen ser líquidas, abundantes (de 600 a 800 mililitros de heces al día, dependiendo de la dieta) y más o menos pastosas.

La fluidez de las deposiciones en las ileostomías, conlleva a un aumento de la probabilidad de fugas, además, debido a la acidez y al alto contenido de enzimas digestivas de las deposiciones, las fugas pueden causar problemas en la piel periestomal; es necesario prestar especial atención al cuidado del estoma, de la piel periestomal y de la colocación correcta del dispositivo.

La ausencia de esfínter que contenga la salida de las heces y el imprevisible ritmo intestinal en las personas con ileostomías, hacen que sea necesaria la utilización de sistemas de bolsa o de recogida de heces específicos.

Colostomía

Se habla de colostomía cuando la porción del intestino que se comunica con el exterior es el colon, permitiendo la salida de las deposiciones a través de dicha abertura.

Dependiendo de la zona donde se ubique el estoma, tanto la consistencia de las deposiciones como la posibilidad de irritabilidad de la piel de la zona periestomal podrán ser diferentes, de modo que cuanto más líquidas sean las heces más irritantes lo serán para la piel periestomal, que deberá estar siempre debidamente protegida.

En las colostomías, las heces serán más solidas cuanto más se avance en el colon, de manera que cuanto más cerca del recto se encuentre la colostomía, las deposiciones serán más parecidas a las expulsadas por el ano y el patrón de deposiciones no variará mucho al que se tenía previamente a la cirugía.

En las colostomías no existe control de evacuación (el estoma carece de esfínter), siendo imprescindible la utilización de sistemas de recogida. Con el paso del tiempo, las deposiciones pueden regularizarse de modo que se alcance un ritmo intestinal más o menos controlado que permita prever cuando va a tener lugar la deposición; pudiendo en algunos de estos casos emplear una técnica conocida como técnica de irrigación, basada en un sistema de evacuación intestinal a través del estoma, por medio de lavado con agua y utilizando un dispositivo específico.

Tipos de colostomías
LOCALIZACIÓN DURACIÓN ANATOMÍA DEL ESTOMA
Ascendente
Transversa
Descendente
Temporal
Permanente
Colostomía en asa
Colostomía en cañón de escopeta
Colostomía terminal
Localización

Colostomía ascendente:en el lado derecho del abdomen. Poco frecuente, en general suelen sustituirse por una ileostomía. Heces líquidas, evacuaciones constantes y no precedibles. La presencia de enzimas digestivas en las deposiciones puede producir irritación de la piel periestomal.

Colostomía transversa: a nivel del colon transverso, hacia la parte media del cuerpo, permitiendo que las heces salgan del colon antes de llegar al colon descendente, recto y ano. Suelen ser colostomías temporales.

Colostomía sigmoidea o descendente: En el lado inferior izquierdo del abdomen. Heces consistentes y más o menos predecibles, aunque existe la posibilidad de pérdidas entre evacuaciones debido a la falta de un esfínter que las contenga. Las posibilidades de irritación de la piel alrededor del estoma son muy bajas, puesto que las heces ya no tienen contenido enzimático.

En estos casos y dependiendo de la persona, la presencia continua de una bolsa de ostomía puede no ser necesaria, reduciéndose sólo a aquellos momentos en los que se prevé que se vaya a realizar la evacuación de los desechos intestinales, y empleando un método denominado irrigación intestinal, técnica que consistente en llenar de agua el intestino para favorecer la salida de las heces a través del estoma.

Anatomía del estoma

Dependiendo de la técnica quirúrgica empleada, la anatomía o apariencia externa del estoma puede ser diferente, pudiendo observarse a nivel del abdomen uno o dos orificios (estoma).

  • Colostomía en asa

La apariencia de la misma es de una estoma de gran tamaño, ya que supone la realización de un corte casi completo del colon, de manera que se aprecian dos aberturas u orificios en el colon transverso, conectadas entre sí. Una de las aberturas se emplea para la evacuación de las heces y la otra para la evacuación de las secreciones mucosas (normalmente eliminadas con las heces de manera natural). A pesar de la colostomía, las secreciones mucosas, útiles para favorecer el paso natural de las heces por el intestino, siguen produciéndose y pueden ser eliminadas por el estoma o por el ano.

  • Colostomía en cañón de escopeta

El colon se divide completamente, de manera que cada abertura presenta en el exterior el aspecto de un estoma independiente. La función de ambas aberturas es la misma que en el caso anterior, una para eliminar heces y otra para secreciones mucosas (llamándose a esta última fístula mucosa).

  • Colostomía terminal

La colostomía terminal o también conocida como colostomía de boca única, es la más común de las colostomías. En ella, existe un único estoma, cosido a nivel de la piel o mediante una doble invirtiendo la piel del interior del intestino hacia afuera; a través de este único estoma se produce la eliminación de las heces y las secreciones mucosas.

Bolsas de ostomía

Cuando se habla de dispositivos o bolsas de ostomía, podemos referirnos a sistemas de una o dos piezas.

Bolsas de una pieza

Constan de una bolsa (transparente u opaca) de diferente tamaño o capacidad, acoplada a una lámina adhesiva que puede ser recortable o no (pre-cortadas), formando un único componente; los dispositivos de una pieza son muy fáciles de colocar y retirar, ofrecen una máxima flexibilidad y no se aprecian externamente bajo la ropa. Este tipo de dispositivos deben cambiarse habitualmente entre 1 y 2 veces al día.

Bolsas de dos piezas

Constan de una bolsa (transparente u opaca) de diferente capacidad y de una placa o base adhesiva (recortable o pre-cortada) independiente, de manera que permiten la retirada de la bolsa manteniendo adherida a la piel la placa. Están indicados en pacientes con piel sensible, ya que al mantener la banda adhesiva sobre la piel periestomal durante más tiempo, se reduce la probabilidad de irritación. La placa queda adherida al abdomen durante 2 ó 3 días, mientras que la bolsa se ajusta y retira cuando sea necesario. Existen dos clases de sistemas de acoplamiento de la bolsa a la placa (para más información puede dirigirse al siguiente enlace):

1. Acoplamiento adhesivo guiado:En algunos casos, con un sistema de pestaña de posicionamiento que sirve de guía para acoplar la bolsa sobre la base, favoreciendo su colocación a personas con problemas de visión.

2. Acoplamiento mecánico:En el que el sistema de sujeción está integrado en el mismo anillo, que además posee un soporte para un cinturón de ostomía, lo que ofrece una sensación de mayor seguridad.

Partes de una bolsa de ostomía

  • Bolsa: De diferente tamño y capacidad; pueden ser abiertas (con pinza o cierre integrado) o cerradas. Además, pueden ser transparentes u opacas; las transparentes permiten visualizar el contenido de la bolsa y el aspecto del estoma, empleándose generalmente durante el periodo postoperatorio.
  • Lámina adhesiva:Presente en las bolsas de una sola pieza. Sirve de barrera de protección de la piel periestomal y para adherir el dispositivo o bolsa al cuerpo. Las láminas adhesivas pueden ser pre-cortadas o recortables según el diámetro del estoma.
  • Placa adhesiva: Presente en los dispositivos de dos piezas con las mismas funciones que la lámina adhesiva. La placa puede ser plana o convexa (adecuada en aquellos casos en los que el estoma no sobresale demasiado al exterior y dificulta la adhesión del dispositivo), de acoplamiento adhesivo o mecánico y recortable o pre-cortada.
  • Filtro: Evita el olor de los gases y de las heces recogidas en la bolsa.
  • Sellador de filtro: Dispositivo adhesivo que sirve para tapar el filtro de los dispositivos de ostomía y evitar que entre agua en ellos durante la ducha o el baño.

¿Cómo elegir la bolsa de ostomía adecuada?

Los dispositivos de ostomías y la mayor parte de los accesorios están financiados por el Sistema Nacional de Salud (SNS), expendiéndose en una Farmacia con una receta oficial prescrita por el médico de cabecera.

La elección del dispositivo o bolsa de ostomía debe realizarse acorde a las características de cada persona, al tipo de cirugía realizada, a la consistencia de las deposiciones y al tamaño del estoma.

En algunos casos específicos, pacientes con colostomías y deposiciones sólidas, pueden emplear bolsas cerradas o sistemas de irrigación (siempre preguntando previamente al estomaterapeuta); en caso de deposiciones muy líquidas, pueden emplearse bolsas cerradas o abiertas (dependiendo de la comodidad de cada persona); existe la posibilidad de introducir dentro de la bolsa de ostomía antes de su colocación, polvos gelificantes o espesantes de heces, que mejoran el confort del paciente y reducen la probabilidad de fugas.

Las personas con ileostomías y con deposiciones, por lo general, de consistencia líquida, suelen emplear bolsas abiertas para facilitar su vaciado. Una vez eliminado su contenido por el inodoro pueden cerrarse con un sistema de cierre o pinza incorporado a la propia bolsa y reutilizarse. Al igual que en las colostomías con deposiciones líquidas, la introducción en la bolsa de productos gelificantes o espesantes de heces, ayudan a aumentar la seguridad y el confort de la persona.

Una vez elegido el tipo de bolsa , es importante medir el diámetro del estoma y seleccionar la lámina o placa adhesiva adecuada. Todos los dispositivos disponen de láminas o placas recortables, adaptables al diámetro del estoma o pre-cortadas, con diámetro fijo. En los dispositivos de 2 piezas, además del diámetro del estoma, es necesario conocer el diámetro del anillo o “abertura” de la placa de acoplamiento adhesivo o mecánico.

En esta tabla se muestra un resumen de los pasos esenciales para la elección de una bolsa de ostomía adecuada.

Es importante que la bolsa se ajuste perfectamente al estoma, evitando que se despegue y que produzca lesiones en la piel al retirarse, aumentando la comodidad y discreción; No hay que preocuparse por los olores ni por el ruido de las bolsas, ya que disponen de filtros y están realizadas con plásticos que no hacen ruido al ser manipulados. La presencia excesiva de gases puede reducirse mediante algunas recomendaciones dietéticas.

En el mercado se puede encontrar gran variedad de accesorios y productos (cinturones, fajas, anillos moldeables, apósitos adhesivos, aros hidrocoloides, etc.) de ostomías, que favorecen la sujeción del dispositivo de ostomía a la piel, aportando mayor seguridad y confort. Dichos productos pueden encontrarse en farmacias, parafarmacias y ortopedias o en tiendas online (Ortoespacio, Goural, Miss Bowel, etc.).

¿Cómo me coloco mi bolsa?

Vaciado y reutilización de la bolsa de ostomía

Sistemas de irrigación y tapón obturador

La irrigación consiste en la introducción de agua a temperatura corporal a través del estoma, para el control voluntario de la evacuación de las heces, permitiendo la utilización de un tapón obturador o una bolsa de menor tamaño. En la Tabla Indicaciones para irrigación se ilustran los pasos adecuados.

Sólo puede utilizarse en las colostomías descendentes o sigmoideas, con estoma visible y sin complicaciones, por lo que su indicación debe establecerse tras su evaluación por el médico o el estomaterapeuta. En caso de prolapso o complicaciones en el estoma como la hernia paraestomal, diarrea o tratamiento con quimioterapia/radioterapia, la irrigación no debe realizarse.

Por lo general, es recomendable que se realice siempre a la misma hora, inicialmente una vez al día aunque posteriormente puede realizarse cada 48 horas, si es posible y cómodo para el paciente.

Componentes del sistema de irrigación
  1. Contenedor de irrigación con escala de medida y válvula de cierre.
  2. Cono de irrigación, para introducir a través del estoma y facilitar la entrada de agua.
  3. Manga o bolsa de irrigación de un solo uso y abierta por la parte superior e inferior, para recoger agua del estoma y permitir la evacuación.
  4. Pinza para cerrar la bolsa o manga una vez realizada la irrigación hasta terminar.
  5. Placa para adaptar la manga y el cinturón.
  6. Cinturón acoplado a la placa.
  7. Tapón obturador o bolsa de ostomía.
  8. Lubricante
Tapón obturador

Se trata de un dispositivo similar a un tapón que se introduce dentro del estoma y que evita la fuga o escape de desechos. Presenta un extremo lubricado que se introduce con facilidad en el estoma, cuya película protectora es hidrosoluble, disolviéndose en pocos segundos, y permitiendo la expansión del obturador sin permitir el paso de las heces. El obturador permite la salida de gases, pero sin ruidos y olores, gracias a la presencia de un filtro incorporado.

Higiene y cuidado del estoma

Material para higiene y cambio de dispositivo de ostomía
Dispositivo o bolsa de recambio y material adicional
Bolsa de plástico para eliminar el material usado
Pañuelos de papel de celulosa o papel higiénico
Jabón neutro o toallitas húmedas de pH neutro no grasas
Agua templada
Toalla suave
Esponja suave (similar a las esponjas de bebés)
Solo en caso de dispotivos recortables:
Tijeras
Plantilla para medir el estoma
Limpieza del estoma
  1. Retirar lentamente y siempre de arriba hacia abajo el dispositivo (bolsa de ostomía), sujetando la piel periestomal.
  2. Limpiar el estoma con agua templada y jabón neutro desde el centro al exterior, con un movimiento en espiral. Pueden emplearse toallitas limpiadoras de pH neutro, evitando las que contengan materia grasa (lacolina) o crema hidratante.
  3. Si durante la limpieza se produce ligero sangrado del estoma, es aconsejable lavar suavemente la zona, presionando levemente para controlar el sangrado.
  4. Secar bien la piel periestomal con una toalla o papel de celulosa, evitando roces bruscos.

  5. Existe la posibilidad de ducharse con o sin dispositivo de ostomía, dependiendo de qué situación resulte más cómoda, siendo recomendable el lavado del estoma en último lugar (con jabón neutro y agua templada). Tras la ducha, es necesario secar cuidadosamente la zona periestomal antes de la colocación de la nueva bolsa. Nunca emplear un secador de pelo para este fin.

Para más información, existen videos profesionales que muestran detenidamente cómo ducharse sin dispositivo. Si la ducha es con dispositivo, es necesario tapar el filtro de salida de gases, con unos adhesivos especiales que se encuentran en las cajas de ostomías (Imagen).

Cuidado de la piel periestomal
Como favorecer la adherencia y evitar fugas en ostomías
  • Retirar los dispositivos lentamente de arriba hacia abajo, evitando tirones.
  • Elegir el diámetro adecuado del dispositivo para evitar fugas e irritación de la piel.
  • Si se tiene mucho vello en la zona, no utilizar maquinillas de afeitar, ni depilación con cera; ya que pueden irritar la zona.
  • Realizar la limpieza del estoma siempre que sea necesario.
  • No raspar ni frotar la zona; si quedan restos de adhesivo, retirarlos con cuidado, evitando rascar y pegar el nuevo dispositivo aún quedando restos, ya que irán desapareciendo poco a poco.
  • No usar alcohol ni desinfectantes sobre el estoma.
  • No dejar que la bolsa se llene más de un tercio de su capacidad, para evitar fugas e irritación por contacto con las heces.

En caso de que se haya producido irritación del estoma o de la piel periestomal, hay una gran variedad de geles y cremas especificas (no usar cremas o aceites corporales convencionales) y otros productos (limpiadores de piel, toallitas protectoras, aerosoles que forman películas protectoras sobre la piel, polvos para regenerar la piel irritada, pastas moldeables para rellenar y sellar la zona alrededor del estoma, etc.) que ayudan a solucionarla. Después de la aplicación de la crema, es necesario esperar a que ésta se seque para poder colocar el dispositivo.

Adaptación a la nueva imagen

La presencia de una ostomía supone un cambio en la imagen corporal que puede causar una pérdida de confianza e incluso rechazo. La aceptación visual de la presencia de una ostomía puede requerir tiempo, es conveniente tener paciencia, intentando resaltar las partes positivas, evitando la negatividad.

El proceso de aceptación de la nueva imagen corporal puede iniciarse mirando el estoma de manera indirecta (al realizar las curas, vestirse, al sentarse o tumbarse, etc.) u observando dibujos e imágenes de otras personas ostomizadas. Posteriormente, se puede mirar el estoma en un espejo, observando primero la zona afectada y después el resto del cuerpo; en este momento es conveniente comenzar a tocar el estoma y la zona de alrededor para acostumbrarse a su tacto.

Cuando la nueva imagen corporal esté aceptada, será más fácil mostrarla a los demás y enfrentarse a diferentes situaciones sociales (ir a la playa o la piscina, mantener relaciones sexuales, quedar con los amigos, etc.).

Vida familiar y social

La cirugía y la realización de una ostomía soluciona problemas serios y limitantes; es algo positivo, por lo que conviene hablar de ello con las personas cercanas, de manera natural; esta manera de enfrentar la situación aumenta la confianza y positividad en uno mismo y contribuye a que los demás entiendan mejor la situación y puedan ayudar en este proceso.

Es aconsejable evitar el aislamiento y mantener una vida activa, saliendo y realizando diferentes actividades con familiares y amigos, para conseguir la aceptación física y psicológica que implica la presencia de un estoma.

Confort y discreción: ¿Qué ropa me pongo?

La ostomía no debe suponer ningún impedimento para volver a la actividad diaria. Los dispositivos actuales, son muy discretos, existiendo un gran abanico de posibilidades en función de la localización y necesidades de cada persona.

Es importante no utilizar ropa ajustada, ya que pueden oprimir el estoma o la bolsa y causar lesiones o fugas. Pueden emplearse bolsas de distintos tamaños según la ocasión, tapones obturadores (en caso de que sea posible),

fajas o cinturones ajustables para evitar el desplazamiento de la bolsa, protectores o cubre-estomas rígidos para evitar la compresión de la bolsa con los cinturones (o utilizar tirantes) y ropa interior especial con “compartimentos” especiales para la bolsa de ostomía.

En cuanto a la ropa deportiva, pueden utilizarse mallas, shorts o pantalones deportivos que no opriman la bolsa; si se practica ciclismo, son recomendables los culotes enteros o petos que ayudan a disimular y sujetar la bolsa al mismo tiempo.

En deportes acuáticos como el buceo, no conviene utilizar trajes de neopreno demasiado apretados sustituyéndose por camisetas y shorts combinados con fajas, que ayuden a sujetar la zona abdominal para evitar hernias o prolapsos durante el levantamiento del equipo de buceo.

Ir a la playa o a la piscina no tiene que resultar un problema ya que los dispositivos actuales son fáciles de disimular bajo el bañador. Puede utilizarse una braga o slip ajustado que recoja bien la bolsa y encima un bañador deportivo y entero para las mujeres, o bikini con accesorios tipo funda para la bolsa hechos en el mismo material; opcionalmente se puede llevar una camiseta o un pareo para disimular la presencia de la bolsa. Es imprescindible proteger el estoma y la bolsa de ostomía si se va a estar expuesto al sol.

Quedarse en ropa interior con una ostomía, no implica dejar de sentirse atractivo, se puede encontrar ropa interior “sexy” (camisones, conjuntos de braga y sujetador, cubre estomas, etc.), personalizada y diseñada específicamente para personas ostomizadas:

Actividad física y deportiva

Una vez recuperado de la intervención, la persona ostomizada puede volver a realizar las mismas actividades físicas y deportivas sin que la ostomía suponga ninguna limitación.

Es recomendable empezar a caminar y dar pequeños paseos cuanto antes, retomando de forma gradual y progresiva la actividad.

Evitar deportes de contacto violentos o bruscos (rugby, levantamiento de pesas, boxeo, artes marciales, etc.) que puedan causar impactos directos sobre el estoma o aumentar el esfuerzo de la musculatura abdominal, facilitando las lesiones del estoma (hernias, prolapsos, etc.), o proteger la zona con protectores específicos (http://www.stomaplex.com/).

Es conveniente hidratarse bien evitando las bebidas carbonatadas y con cafeína (ya que pueden aumentar la producción de gases y favorecer la evacuación).

Antes de practicar deporte, se debe cambiar o vaciar la bolsa de ostomía o, utilizar mecanismos de continencia como el tapón obturador. Pueden utilizarse fajas o cinturones específicos (http://www.ostomycares.com/ostomycares-es.html), que no opriman demasiado la bolsa y que ayuden a mantenerla en su sitio y a aguantar el abdomen.

Las placas o bases adhesivas de los dispositivos son resistentes al agua de mar y al cloro, pero no deben colocarse justo antes de sumergirse en el agua ni prolongar mucho el tiempo de inmersión. Tapar el filtro de salida de gases con el adhesivo específico (para evitar la entrada de agua en la bolsa) y no utilizar trajes de neopreno o bañadores demasiado apretados.

Los pacientes ostomizados a los que se les haya extirpado el recto (protectomía) pueden tener molestias al montar en bicicleta, que pueden reducirse eligiendo un sillín más suave y cómodo que los de cuero convencional, con abertura central, para disminuir la presión que se realiza en la zona del recto.

Si se practica deporte al aire libre, recordar proteger el estoma y la bolsa de ostomía del sol, mediante fundas y cubre estomas específicos.

Trabajo

Trabajar ayuda a normalizar la vida y mantenerse activo después de la intervención.

En algunas ocasiones, determinados tratamientos pueden causar cansancio o debilidad. Por ello, se puede comenzar a trabajar reduciendo la jornada para ir adquiriendo la confianza suficiente y evitar el agotamiento, hasta conseguir la incorporación completa.

Las personas portadoras de una ostomía, pueden realizar la mayor parte de los trabajos por lo que no impide su reincorporación al entorno laboral. Es necesario tener cuidado con los trabajos que impliquen levantamiento de pesos ya que pueden causar la aparición de hernias o prolapsos en el estoma. Existen bomberos, atletas de élite, mecánicos, médicos, etc., que no tienen problemas en ejercer su profesión a pesar de ser portadores de una ostomía.

Viajes y desplazamientos
Recomendaciones para viajar

En caso de desplazamientos en coche no colocar el cinturón de seguridad oprimiendo la bolsa, es útil un adaptador para el cinturón igual al que utilizan las embarazadas.

No dejar nunca los dispositivos de ostomías al sol o en sitios donde haga mucho calor, ya que pueden deteriorarse. Si se viaja a lugares cálidos, puede llevase una nevera isotérmica para protegerlos de las altas temperaturas.

Si se viaja a países donde es frecuente la diarrea del viajero, es importante llevar productos para la rehidratación y pastillas o polvos gelificantes de heces. Para evitar estas diarreas, es importante beber siempre agua embotellada y evitar el hielo en las bebidas.

Intimidad y relaciones sexuales

La presencia de una ostomía no tiene por qué suponer un cambio en la vida sexual, aunque la intervención y la propia enfermedad pueden disminuir durante un tiempo el deseo sexual y la fortaleza física.

Es conveniente hablar abiertamente de estos temas con el personal especializado (estomaterapeuta, cirujano, etc.), ya que puede evitar preocupaciones, miedos o dudas al respecto. Es aconsejable, que la pareja participe en todo momento durante todo el proceso. La confianza con la pareja, aumenta la confianza en uno mismo, rompiendo la posible barrera psicológica frente al cambio físico que ocasiona la presencia de la ostomía.

En algunos hombres después de la intervención pueden aparecer problemas de disfunción eréctil, dificultades de eyaculación, disminución del apetito sexual o de la sensibilidad y ausencia de orgasmo, a consecuencia de la manipulación de vasos y nervios durante la cirugía (sobre todo si se ve afectada la zona rectal). En las mujeres pueden aparecer problemas de sequedad vaginal, sensación de dolor durante la penetración, descenso del apetito sexual, disminución de la sensibilidad genital e incapacidad de conseguir un orgasmo.

Recomendaciones para una adecuada vida sexual

El sexo no se limita a la erección o al orgasmo, las caricias, besos y el contacto físico producen gran placer y aumentan la confianza en uno mismo.

Crear un entorno adecuado que incite a la relajación (experimentar juegos sexuales, emplear accesorios eróticos, utilizar ropa sugerente, etc.) y evitar las prisas.

Vaciar la bolsa antes de comenzar el contacto físico, se pueden emplear bolsas más pequeñas y opacas o tapón obturador.

Evitar alimentos que aumenten la producción de gases.

Si hay problemas de sequedad vaginal, emplear lubricantes o supositorios de glicerina específicos.

Si se produce dolor durante la penetración, buscar posturas diferentes hasta encontrar la adecuada.

Consultar y valorar con los especialistas el riesgo de conservar el recto.

Si se adopta la posición de “acostado de lado” al dormir o estar con su pareja, colocarse evitando que la bolsa se encuentre situada entre ambos cuerpos.

Evitar en todo momento utilizar el estoma para practicar sexo, ya que puede causar hemorragias y heridas con mal pronóstico a largo plazo.

Embarazo y anticoncepción

La presencia de una ostomía no impide quedarse embarazada, aunque se recomienda esperar un periodo de 1-2 años después de la intervención.

Durante el periodo de gestación, pueden tener lugar cambios de tamaño en el estoma al expandirse el abdomen pudiendo ocasionar problemas para adaptar las bolsas. Es recomendable medir el tamaño del estoma frecuentemente y emplear material recortable para adaptar mejor la bolsa o la placa adhesiva al estoma.

El parto de una mujer portadora de una ostomía, puede ser por vía vaginal o por cesárea, igual que el de una mujer sin ostomía, según las indicaciones médicas. La lactancia materna tampoco supone un problema para la mujer ostomizada.

Niños, adolescentes y ostomías

En general, los cuidados y consideraciones en niños y adolescentes ostomizados son los mismos que los indicados en adultos, teniendo en cuenta algunas consideraciones especiales.

En la mayor parte de los casos, las ostomías en edad pediátrica suelen ser de carácter temporal, aunque existen casos en los que se convierte en un proceso permanente.

Es importante tener en cuenta el crecimiento y desarrollo propio de esta edad siendo necesario medir con mayor frecuencia el tamaño o diámetro del estoma.

La elección del dispositivo de ostomía depende del tipo de intervención, localización del estoma y tipo de deposiciones, igual que en adultos (Tabla). Existen dispositivos más pequeños, adaptados especialmente para ellos, hasta que adquieren la edad suficiente (aproximadamente entre los 12 y 18 años) para poder usar los de adultos.

Se aconseja realizar el cambio de dispositivo en posición vertical con el niño de pie, siempre que sea posible. Es imprescindible la higiene y cuidado del estoma durante el cambio de dispositivo, siguiendo las mismas indicaciones que en los adultos. Como promedio, en los niños menores de 1 año el cambio debe realizarse cada 24 horas, mientras que en los niños mayores de 1 año puede hacerse cada 3 días (siempre en función de cada caso concreto y de la frecuencia y cantidad de deposiciones del niño).

A medida que el niño se va haciendo mayor, progresivamente realizará él mismo el cambio de dispositivo y la higiene y cuidado del estoma. Se puede empezar permitiendo que ayude durante el proceso, usando explicaciones breves y concretas.

Los niños y adolescentes con ostomías pueden deshidratarse con mayor facilidad, por lo que es necesario estar más pendientes de que tomen los líquidos necesarios para evitar su deshidratación.

Los deportes y otras actividades físicas no están restringidas, pudiendo realizar todas aquellas que se propongan, solamente han de consultarlo con el especialista en caso de practicar deportes de contacto, donde se pueda golpear el estoma.

También es aconsejable acudir al colegio o instituto con bolsas extras y material de repuesto, e informar a alguno de los educadores, personal sanitario o adultos que estén a su cargo, y proporcionarles las instrucciones e indicaciones necesarias sobre el cuidado del estoma, para que sirvan de apoyo en caso de que fuera necesario.

Recomendaciones de alimentación

Tras la realización de la cirugía existe un periodo de adaptación intestinal que puede durar de 6 meses a 1 año. Poco a poco el número de las deposiciones va disminuyendo y la consistencia de las mismas va aumentando. La ingesta debe introducirse poco a poco y en pequeñas cantidades; se aconseja realizar entre 5 ó 6 comidas al día (comenzando con una dieta baja en fibra y en residuos) y aumentar progresivamente el volumen de comida ingerida, reduciendo el número de tomas, hasta alcanzar una dieta normal.

Los alimentos con alto contenido en fibra pueden condicionar estreñimiento, por lo que deben introducirse de manera gradual.

Alimentos con alto contenido en fibra
Salvado
Nueves
Frutas
Pasas secas
Semillas
Piña
Palomitas
Espárragos
Lentejas
Naranjas
Camarones
Maíz
Vegetales crudas
Apio
Col
Ensaladas
Champiñones
Tomates
Recomendaciones alimenticias
  1. Comer de manera relajada, con la boca cerrada y masticando bien, para reducir la formación de gases.
  2. No saltarse comidas y evitar ayunar; seguir una dieta específica en caso de diarrea/estreñimiento.
  3. Beber abundantes líquidos (especialmente entre comidas) para disminuir el riesgo de estreñimiento.
  4. No comer verduras y hortalizas crudas durante las primeras semanas de la cirugía, puesto que aumentan la fluidez y cantidad de las heces.
  5. Reducir el consumo de cafeína, tabaco, alcohol alimentos grasos (pueden aumentar el tiempo de tránsito intestinal).
  6. Existen determinados alimentos o productos naturales que pueden ayudar a reducir la formación de gases y el olor de las heces, evitando situaciones incomodas ya que las personas ostomizadas carecen de control voluntario de la expulsión de gases.

En el libro “Ostomía y Alta cocina”, destinado a pacientes ostomizados y a personas con enferemedad inflamatoria intestinal; puedes encontrar recetas elaboradas por Pepe Solla, reconocido cocinero con una Estrella Michelín y tres soles Repsol, y por los alumnos de la Escuela de Hostelaría de la ONG Cesal (encargada de la formación de adolescentes en situación de exclusión social).

Esta iniciativa , ha sido puesta en marcha por el Proyecto GESTO (Grupo de Enfermeros Expertos en ETOMAterapia), ASSEII (Asociación Socio Sanitaria Educativa Inflamatoria Intestinal), AOMA (Asociación de Ostomizados de Madrid) y SEDE (Sociedad Española de Enfermería Experta en Estomaterapia), con el apoyo de Hollister, laboratorio que desarrolla, fabrica y comercializa productos y servicios para el cuidado de la salud en ostomía e incontinencia.

Para descargar “Ostomía y Alta cocina”, pincha sobre la imagen: