Foro

Foro de pacientes

Pregunta

Publicado en categoria General

Estudios con algunos resultados aunque no sean concluyentes

A 1 persona le ha resultado útil esta pregunta.
  • D
    Diego hace 7 meses
    Buenas tardes, la gente recomienda muchas cosas para la colitis ulcerosa que no estan probadas, o más bien no hay estudios. Me dijo la doctora que el probiotico VSL3, es de los pocos probióticos que existen estudios que se creen que pueden mejorar el estado de nuestra macrobiota. He encontrado otro que con algo menos de 100 personas con el consumo habitual , vieron que el mango en una cantidad de semanas, habia más gente que tenia menos inflamación intestinal con diferencia a quienes no lo tomaron. En resumen tengo la necesidad de si conoceis estudios concretos de este tipo que tengan estudios previos, para poder probarlos, o incluirlos a mi dieta.

    Buenas tardes, la gente recomienda muchas cosas para la colitis ulcerosa que no estan probadas, o más bien no hay estudios. Me dijo la doctora que el probiotico VSL3, es de los pocos probióticos que existen estudios que se creen que pueden mejorar el estado de nuestra macrobiota. He encontrado otro que con algo menos de 100 personas con el consumo habitual , vieron que el mango en una cantidad de semanas, habia más gente que tenia menos inflamación intestinal con diferencia a quienes no lo tomaron. En resumen tengo la necesidad de si conoceis estudios concretos de este tipo que tengan estudios previos, para poder probarlos, o incluirlos a mi dieta.

  • Rebeca hace 5 meses
    Hola Diego,  
    
    Respecto al uso de probióticos en la enfermedad inflamatoria la evidencia de su utilidad es escasa. Existen estudios a favor de Escherichia coli Nissle 1917, VSL#3, Saccharomyces boulardii, Lactobacillus, and Bifidobacterium. Pero realmente los probióticos con evidencia más “robusta” son de Escherichia coli Nissle 1917 y VSL#3.
    
    VSL#3  se trata de un probiótico  compuesto de 8 cepas de bacterias productoras de ácido láctico (Lactobacillus plantarum, Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus, Lactobacillus casei, Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium breve, Bifidobacterium longum, Bifidobacterium infantis y Streptococcus salivarius subsp. thermophilus)  que ha demostrado especialmente su utilidad de  prevención primaria y secundaria de reservoritis (inflamación de de reservorio, técnica realizada tras quitar el colon). 
    
    La mayoría de los resultados de los estudios son “decepcionantes” posiblemente por las grandes limitaciones de los estudios además de otros factores como:  
            ◦ Amplia variabilidad en la composición y dosificación de la preparación probiótica
            ◦ Tamaños pequeños de la población de estudios 
            ◦ Factores de confusión como medicamentos y dieta concomitantes
            ◦ Duración del tratamiento insuficiente
            ◦ La intervención “tardía” cuando microbiota “patogénica”  ya presente
            ◦ Dado que el subtipo de enfermedad inflamatoria intestinal, localización, extensión y microbiota pueden diferir entre los pacientes, no es de extrañar que las respuestas a los probióticos también deben variar
    
    El futuro de los probióticos va a ser esperanzador  pero  NECESITAMOS estudios individualizados y personalizados según el fenotipo de la enfermedad y diseñados para cambios de microbiota específica. 
    
    En la actualidad se recomienda probióticos específicos para la colitis ulcerosa en caso de intolerancia a mesalazina o en las reservoritis. Fuera de esas indicaciones no tienen a día de hoy con la evidencia disponible otra utilidad.
    
    Si te interesan los estudios, creo que te resultaran interesantes: 
        • Zheng L, Wen XL. Gut microbiota and inflammatory bowel disease: The current status and perspectives. World J Clin Cases. 2021 Jan 16;9(2):321-333.
        • Compare D, Sgamato C, Nardone OM, Rocco A, Coccoli P, Laurenza C, Nardone G. Probiotics in Gastrointestinal Diseases: All that Glitters Is Not Gold. Dig Dis. 2022;40(1):123-132.
        • Pabón-Carrasco M,. Probiotics as a coadjuvant factor in active or quiescent inflammatory bowel disease of adults—a meta-analytical study. Nutrients. 2020
        • Gionchetti P, Rizzello F, Venturi A, Brigidi P, Matteuzzi D, Bazzocchi G, et al. Oral bacteriotherapy as maintenance treatment in patients with chronic pouchitis: a double-blind, placebo-controlled trial. Gastroenterology. 2000
        • Losurdo G. Escherichia coli Nissle 1917 in Ulcerative Colitis Treatment: Systematic Review and Meta-analysis. J Gastrointestin Liver Dis. 2015 
    
    Espero que te haya servido de utilidad la información aportada. 
    
    Equipo de G-Educainflamatoria

    Hola Diego,

    Respecto al uso de probióticos en la enfermedad inflamatoria la evidencia de su utilidad es escasa. Existen estudios a favor de Escherichia coli Nissle 1917, VSL#3, Saccharomyces boulardii, Lactobacillus, and Bifidobacterium. Pero realmente los probióticos con evidencia más “robusta” son de Escherichia coli Nissle 1917 y VSL#3.

    VSL#3 se trata de un probiótico compuesto de 8 cepas de bacterias productoras de ácido láctico (Lactobacillus plantarum, Lactobacillus delbrueckii subsp. bulgaricus, Lactobacillus casei, Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium breve, Bifidobacterium longum, Bifidobacterium infantis y Streptococcus salivarius subsp. thermophilus) que ha demostrado especialmente su utilidad de prevención primaria y secundaria de reservoritis (inflamación de de reservorio, técnica realizada tras quitar el colon).

    La mayoría de los resultados de los estudios son “decepcionantes” posiblemente por las grandes limitaciones de los estudios además de otros factores como:
    ◦ Amplia variabilidad en la composición y dosificación de la preparación probiótica ◦ Tamaños pequeños de la población de estudios ◦ Factores de confusión como medicamentos y dieta concomitantes ◦ Duración del tratamiento insuficiente ◦ La intervención “tardía” cuando microbiota “patogénica” ya presente ◦ Dado que el subtipo de enfermedad inflamatoria intestinal, localización, extensión y microbiota pueden diferir entre los pacientes, no es de extrañar que las respuestas a los probióticos también deben variar

    El futuro de los probióticos va a ser esperanzador pero NECESITAMOS estudios individualizados y personalizados según el fenotipo de la enfermedad y diseñados para cambios de microbiota específica.

    En la actualidad se recomienda probióticos específicos para la colitis ulcerosa en caso de intolerancia a mesalazina o en las reservoritis. Fuera de esas indicaciones no tienen a día de hoy con la evidencia disponible otra utilidad.

    Si te interesan los estudios, creo que te resultaran interesantes: • Zheng L, Wen XL. Gut microbiota and inflammatory bowel disease: The current status and perspectives. World J Clin Cases. 2021 Jan 16;9(2):321-333. • Compare D, Sgamato C, Nardone OM, Rocco A, Coccoli P, Laurenza C, Nardone G. Probiotics in Gastrointestinal Diseases: All that Glitters Is Not Gold. Dig Dis. 2022;40(1):123-132. • Pabón-Carrasco M,. Probiotics as a coadjuvant factor in active or quiescent inflammatory bowel disease of adults—a meta-analytical study. Nutrients. 2020 • Gionchetti P, Rizzello F, Venturi A, Brigidi P, Matteuzzi D, Bazzocchi G, et al. Oral bacteriotherapy as maintenance treatment in patients with chronic pouchitis: a double-blind, placebo-controlled trial. Gastroenterology. 2000 • Losurdo G. Escherichia coli Nissle 1917 in Ulcerative Colitis Treatment: Systematic Review and Meta-analysis. J Gastrointestin Liver Dis. 2015

    Espero que te haya servido de utilidad la información aportada.

    Equipo de G-Educainflamatoria