Foro

Foro de pacientes

Pregunta

Publicado en categoria Colitis Ulcerosa

EII, tolerancia alimentaria y alteraciones en pruebas de coagulación

A 0 personas le han resultado útil esta pregunta.
  • E
    Equipo hace 5 años
    Hola buenos días.-
     
    Ante todo felicitar por la página.-
     
    Soy afecto de CI desde hace 4 años.- en tratamiento crónico con mezalazina y mercaptopurina, antiespasmódicos y colestid un sobre día + suplemento de resource protein.
    Con esto estoy mejor voy unas 5 veces al día.- blando y sin productos patológicos, la última colonoscopía hecha hace unos 7 meses mostró una mejoría muy notable y prácticamente normalidad de la mucosa.
     
    Mi pregunta es: porque no puedo tolerar la mayoría de los alimentos.
     
    Segunda: tenéis algún caso en que se modifique las pruebas de coagulación?
     
    Gracias

    Hola buenos días.-

    Ante todo felicitar por la página.-

    Soy afecto de CI desde hace 4 años.- en tratamiento crónico con mezalazina y mercaptopurina, antiespasmódicos y colestid un sobre día + suplemento de resource protein. Con esto estoy mejor voy unas 5 veces al día.- blando y sin productos patológicos, la última colonoscopía hecha hace unos 7 meses mostró una mejoría muy notable y prácticamente normalidad de la mucosa.

    Mi pregunta es: porque no puedo tolerar la mayoría de los alimentos.

    Segunda: tenéis algún caso en que se modifique las pruebas de coagulación?

    Gracias

  • E
    Equipo hace 5 años
    Buenos días,
    En referencia a su primera pregunta, comentarte que hay pocos estudios de calidad que proporcionen recomendaciones dietéticas para pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal. Los estudios que evalúan la relación entre los alimentos y los síntomas mediante autoevaluaciones realizadas a pacientes, muestran que prácticamente todos los grupos de alimentos (frutas, verduras, carnes y cereales) pueden relacionarse con exacerbaciones de los síntomas. Por ello, no se dispone de información en este ámbito que pueda ser generalizable a todos los pacientes.
    En general, los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal no deben realizar dietas restrictivas ya que ello normalmente implica una reducción de la ingesta calórica, favoreciendo la malnutrición energético-protéica, y un déficit de nutrientes como: calcio, hierro, vitamina B12 y ácido fólico. Es preferible enseñar a los pacientes a identificar aquellos alimentos que pueden modificar sus síntomas y realizar modificaciones específicas en la dieta según el caso. En relación con esto último, en la página web Educainflamartoria, podrás encontrar un diario que permite llevar un registro de los alimentos que se consumen y la sintomatología que puede aparecer asociada a su ingesta (Alimentación en fase activa de la enfermedad).
    
    En resumen y dado que no disponemos de evidencias que impliquen a ningún alimento en el desencadenamiento, perpetuación o empeoramiento de la enfermedad inflamatoria intestinal, el mejor consejo dietético es realizar una dieta variada y sin restricciones, con frutas y verduras frescas, pescado (el pescado azul es especialmente aconsejable), aceite de oliva, carne, etc. y sólo se debería evitar aquellos alimentos que reiteradamente causen síntomas.
    
    Con respecto a la segunda cuestión que nos planteabas, decirte que en la enfermedad inflamatoria intestinal está aumentada la incidencia de fenómenos tromboembólicos, tanto arteriales como venosos, sobre todo cuando la enfermedad se encuentra activa, y no se relaciona con otros factores de riesgo tromboembólicos.
    
    Por otra parte, la prolongación de las pruebas de coagulación debe ser evaluada en cada caso, con una historia detallada de los antecedentes personales y familiares. Es recomendable que consultes con tu médico la necesidad de ser derivado a un médico especialista en Hematología y Hemostasia.
    
    Esperamos haberte ayudado,
    
    Un saludo

    Buenos días, En referencia a su primera pregunta, comentarte que hay pocos estudios de calidad que proporcionen recomendaciones dietéticas para pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal. Los estudios que evalúan la relación entre los alimentos y los síntomas mediante autoevaluaciones realizadas a pacientes, muestran que prácticamente todos los grupos de alimentos (frutas, verduras, carnes y cereales) pueden relacionarse con exacerbaciones de los síntomas. Por ello, no se dispone de información en este ámbito que pueda ser generalizable a todos los pacientes. En general, los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal no deben realizar dietas restrictivas ya que ello normalmente implica una reducción de la ingesta calórica, favoreciendo la malnutrición energético-protéica, y un déficit de nutrientes como: calcio, hierro, vitamina B12 y ácido fólico. Es preferible enseñar a los pacientes a identificar aquellos alimentos que pueden modificar sus síntomas y realizar modificaciones específicas en la dieta según el caso. En relación con esto último, en la página web Educainflamartoria, podrás encontrar un diario que permite llevar un registro de los alimentos que se consumen y la sintomatología que puede aparecer asociada a su ingesta (Alimentación en fase activa de la enfermedad).

    En resumen y dado que no disponemos de evidencias que impliquen a ningún alimento en el desencadenamiento, perpetuación o empeoramiento de la enfermedad inflamatoria intestinal, el mejor consejo dietético es realizar una dieta variada y sin restricciones, con frutas y verduras frescas, pescado (el pescado azul es especialmente aconsejable), aceite de oliva, carne, etc. y sólo se debería evitar aquellos alimentos que reiteradamente causen síntomas.

    Con respecto a la segunda cuestión que nos planteabas, decirte que en la enfermedad inflamatoria intestinal está aumentada la incidencia de fenómenos tromboembólicos, tanto arteriales como venosos, sobre todo cuando la enfermedad se encuentra activa, y no se relaciona con otros factores de riesgo tromboembólicos.

    Por otra parte, la prolongación de las pruebas de coagulación debe ser evaluada en cada caso, con una historia detallada de los antecedentes personales y familiares. Es recomendable que consultes con tu médico la necesidad de ser derivado a un médico especialista en Hematología y Hemostasia.

    Esperamos haberte ayudado,

    Un saludo